Aplicaciones de doble contabilidad

Publicado el 29/02/2024
Tiempo de lectura 2 minutos
Indice de contenidos:

Multas de 50.000 euros por el uso de los programas de doble contabilidad

A partir del 11 de octubre serán de aplicación los apartados cuatro y veintiuno del artículo decimotercero, que modifican la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, para acabar con el software de doble uso.

Un programa de doble uso es un software que permite llevar una doble contabilidad. La digitalización generalizada de los negocios ha llevado a muchos autónomos y empresas a llevar sus cuentas a través del ordenador, con programas que permiten llevar una contabilidad A y una B. Esto da la posibilidad de que autónomos y empresas presenten un balance de cuentas a la Administración, mientras que llevan otra contabilidad sumergida.

Desde el 11 de octubre de 2021 serán de aplicación los apartados cuatro y veintiuno del artículo decimotercero, que modifican la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (LGT) para acabar con el software de doble uso, es decir, aquel que permite llevar una doble contabilidad, no reflejar la anotación de transacciones realizadas, registrar transacciones distintas a las anotaciones realizadas o alterar transacciones ya registradas incumpliendo la normativa aplicable.

Las sanciones pueden llegar hasta los 150.000 euros en el caso de las empresas comercializadoras de este tipo de software y a los 50.000 euros para quienes los usen.

La ley introduce una nueva obligación tributaria: productores, comercializadores y usuarios deben comprobar y asegurarse de que los sistemas y programas informáticos o electrónicos que soporten los procesos contables, de facturación o de gestión, garanticen la integridad, conservación, accesibilidad, legibilidad, trazabilidad e inalterabilidad de los registros, sin interpolaciones, omisiones o alteraciones de las que no quede la debida anotación en los sistemas mismos.

A partir de mes de octubre, los autónomos y empresas no sólo tendrán que poner el foco en la legalidad de los registros contables y de las facturas emitidas como era habitual, sino que ahora también deben fijarse en el programa que utilizan para llevar dichos registros.

Autor: Juan Diaz Castellanos
Abogado, director en Lexnor asesores.

Deja el primer comentario